¿Qué es la Unanimidad?

Es esa tendencia del ser humano a desear que todos los que le rodean entren en una cajita con una etiqueta que ellos aprueben. Si uno no entra en ese cajita, uno es rechazado socialmente.
Tenemos que destruir esa cajita, porque el ser humano es complejo por naturaleza. Todos somos diferentes y aceptables, a menos que uno sea un sacoehuéa abusivo con tendencias dictatoriales.

Buscar este blog

Entrada apasionada

Cómo la Heteronormatividad arruinó a BBC Sherlock

( x ) Acabo de desperdiciar una hora de mi vida viendo un nuevo tvshow llamado "Apple Tree Yard" acerca de gente heterosexual...

sábado, 20 de septiembre de 2014

Quintero 2014

"Quintero 2014" es el nombre de la carpeta que dedique para mis visitas de este año a Quintero.

Primero fui en verano, obvio, como una semana, y ahora recientemente a principios de este mes, y la semana pasada. Quiero dejar las fotitos de esos viajes, como para promocionar este puerto balneario n.n


















Centro de Quintero:













Dormitorios cálidos

Este es Rothko! Nice (x)
Hola. Hace como 17 días que no hago una sola publicación, pero hoy me di cuenta de algo importantísimo y trivial al mismo tiempo.

Resulta que mis padres son maniacos de la limpieza. Si pudieran tener una casa blanca con muebles blancos, 3 por habitación, sin cuadros y piso de un sólo tono, lo harían con tal de que visualmente la casa se viera más limpia. Milicos. Eso parecen. Minimalistas, como Rothko, sólo que de un mal modo. No es un minimalismo relajante. No, es un minimalismo perturbador.

Y resulta que mi pieza, como la de toda persona normal, no es de esa forma. Siempre está un poco desordenada, si bien nada se me pierde. Como dicen, me entiendo en mi propio desorden. Y aún así, quisiera tenerla un poco más desordenada, porque aún siento que está vacía. No sé, hacerle aún más murales a las paredes. Ya tengo unos cuantos que han aliviado en parte ese minimalismo que me pone enferma. No sé si será algo médico, pero no me gustan los espacios demasiado planos. Los odio, aunque sí me gusta vestirme de manera simple.

Los espacios llenos de cosas, llenos de las típicas figuritas de porcelana antigua, con esos ositos de cerámica, esos partorcitos y pastorcitos tipo Sarah Kay me encantan. Dan la sensación de que la persona que habita ese lugar es alguien amable y con pasiones, hobbies, aficiones. También me gustan los dormitorios de estilo gótico y algo barroco. Pero más gótico. Lo barroco se ve muy siútico. Gótico está bien, siento -aunque pueda estar equivocada- que da a entender que has experimentado la tristeza y que la valoras.

Bueno, eso era. Esta es mi pieza:

Esta es mi cama. ¿Ven los murales? Los hice después de ver que Merlin terminara.
Los pinté mientras tenía en la cabeza la escena de la muerte de Arthur.
Lindo. Muy "lindo" final.

Esa de la izquierda es de mi hermana






.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

How I Met Your Mother Finale


Es como si todo se armara correctamente, como un rompecabezas. Me recuerda a cuando terminé de leer Harry Potter. Qué viaje tan perfecto. Un viaje perfecto no porque fue feliz todo el camino. Ustedes conoce HP, y no lo fue. Sino porque es una historia tan bien contada, tan bien pensada, que cuando llegas al final, aunque no estés de acuerdo con todas las decisiones tomadas por los creadores acerca de los personajes, te va a dar gusto haber visto esta maravillosa historia.

How I Met your mother. Empecé a ver esta serie hace... serán dos años? Sí, creo que sí. 2012 fue un gran año. Empecé a ver muchísimas series. De hecho las series de televisión llegaron a llenar las horas que antes solían ocupar las series coreanas y japonesas. y taiwanesas. Llenaron ese tiempo y creo que hasta ahora, han llegado para quedarse por un largo tiempo, especialmente en el caso de Sherlock. Si revisan el blog, encontrarán un montón de Sherlock en él.

Pero How I met your mother... siempre fue esa serie que tenía de reserva en el bolsillo cuando no tenía ganas de ver nada muy... pesado, quizás? Cuando estaba aburrida o triste y necesitaba que algo me animara. Era esa clase de serie. Pero llegué a la temporada 8 y me di cuenta de que tendría que empezar a decir adiós en breve, y fue entonces que empecé a tomarla más en serio, y me di cuenta de cuánto amaba a los personajes. Pero esta noche fue cuando me di más cuenta de cuanto amaba a... Ted.

Sí, Ted. Es el tipo de hombre con el que adoraría tener una vida interminable. Porque es un nerd igual que yo, porque le gustan cosas inusuales, y porque es elegante a su manera, un romántico, y no finge serlo. Porque te conquista con hechos y no con palabras bonitas, y porque le gusta beber como a mí. Pero no creo que duraramos. Demasiada amistad, supongo.


Ted Mosby era el gran diamante de esta historia. Una se olvida cuando va de camino entre capítulo y capítulo. Una se olvida de que la historia es contada por él y de que Barney, Robin, Lily y Marshall son los personajes secundarios. De hecho, a mitad de camino llegué a odiar a Ted. Demasiado romanticismo a veces cansa, y pensaba que era un idealista que andaba pretendiendo serlo. Que tanto idealismo era tonto. Pero he llegado a ser tan idealista como él. Y gracias a él me doy cuenta de que no estoy en un camino tan aburrido. Quiero enamorarme de verdad, y no estar con alguien, no tener sexo con alguien sólo porque todos los demás lo están haciendo, o porque tengo que ganar experiencia. Sé que algunos dirán de que teniendo sexo, saliendo con mucha gente, se llega a conocer a la persona correcta. Pero no quiero hacerlo porque no puedo hacerlo. Y sé que todos estarán siempre en contra mía por pensar de este modo, pero yo quiero amar a alguien con locura, no tener pareja para estar en la onda, para ser normal, para tener la vida que todos tienen. Quiero sentir extraordinariamente, no estar con alguien por costumbre, o porque eso me vaya a hacer más sociablemente aceptable.

Ted Mosby me ha enseñado eso. Que no es pecado ser romántico. Bueno, lo sabía de antes, sólo que ahora se volvió algo conciente.

Y bueno, Marshall y Lily, hay que nombrarlos. Siempre fueron mis favoritos. Son el ejemplo de que a veces sí que llegas a encontrar a la persona perfecta para ti, esa persona que ni siquiera puedes odiar cuando peleas con ella.

Y Barney. Dirían que debiera odiarlo por su forma de vida, pero creo que Barney es un ejemplo de persona. Él es auténtico. Siempre sabes cuando una persona está pretendiendo, y él no pretende para nada. Él es así como es porque es así como es, y no va a cambiar poque casarse sea lo socialmente aceptable, porque andar con una sola persona por el resto de tu vida sea lo aceptable. Él la pasa bien y no anda fingiendo nada.

Y Robin. Ella se parece un poco a Barney. Ellos dos están fuera de lo socialmente normal y aceptable. Es decir, estudiar, tener pareja, casarse y tener hijos. Ellos están fuera de eso porque priorizan otras cosas, y en How I met your mother te enseñan que eso no tiene porque estar malo, y eso es asombroso. Ningun tvshow hace eso. Excepto quizá Sherlock, siempre haciéndole feo a la heteronormatividad.

Y lo que no me gustó del final... pues...


Tracy. Me enamoré de Tracy desde el momento que la vi aparecer. La famosa madre no salió por ocho temporadas, y nunca le tomé apego a esta madre, hasta que la vi, la escuché hablar, hasta que vi esos grandes ojos. Tracy era la mujer perfecta para Ted. Sería la mujer para mí. Es el personaje más adorable que he visto... después de John Watson de la BBC. De hecho, John y Tracy se llevarían bien. Pero no estamos hablando de John Watson (sorry, toy leyendo un fanfic muy bueno desde su punto de vista. Aquí).

Debo decir que quien haya hecho el cast para Tracy, la madre. How I Met Tracy... es un genio. La eligieron muy bien, y no tuvo que decir una sola palabra para saber que le habían achuntado totalmente.

Lograron que me enamorara de Tracy. La vi sólo por una temporada y quise, deseé con todas mis fuerzas que llegara a viejita con Ted Mosby. Pero no ocurrió, y lloré y lloré.

Tracy muríó el 2018, 6 años antes de que Ted les contara la historia de cómo conoció a su madre a sus hijos, y sentí mucha rabia.

Los chicos, por supuesto, entendieron porqué Ted les había contado esa historia. Había sido para darles a entender cuán enamorado estaba de Robin Scherbatsky. Sí. Robin.

Robin y Ted se quedaron juntos, o al menos eso dieron a entender al final de todo este viaje. Y todo encajó a la perfección. How I met your mother ha sido una narración perfecta, planeada desde el principio, no como algunas series que siguen y siguen y no tienen ningún sentido. Esto estaba planeado desde el principio, y puedes recordarlo si vas hacia atrás en el tiempo.

Y creo que voy a llorar ahora, porque estoy escuchando música en mi pendrive, música de una serie japonesa llamada "Proposal Daisakusen" donde un chico hace peripecias para impedir que la chica que ha amado por años se case con otro. Le viene como anillo al dedo a esta situación.

Gracias, creadoras de How I Met your Mother, voy a extrañar a esta historia. Ahora me voy a bajar Friends para atarme emocionalmente de nuevo con un grupo de personajes y llorar de tristeza cuando la acabe. Wiii!!


.